lunes, 11 de febrero de 2013

La capacidad de saber parar



El otro día estuve leyendo el blog de uno de mis antiguos profesores (http://luisdiazdeldedo.blogspot.com.es/2013/01/los-riesgos-de-emprender-mas-alla-del.html) Luis Del dedo, un gran tipo, sinceramente me dio mucha pena leerlo.. Contaba un poco su andadura con su proyecto, su StartUp Gamisfaction. Contaba como poco a poco iba dedicando cada día más tiempo a su proyecto hasta llegar al punto en el que se encuentra actualmente.


Bien es cierto que cuando te dedicas a algo que realmente te apasiona descuidas las demás partes de tu vida y como esta absorbe cada vez más tiempo. Es muy importante saber parar a tiempo. Yo también me encuentro inmerso en mil cosas a la vez, unas me gustan más que otras pero siempre tengo cosas que hacer. Parece que uno es incansable, pero eso no es cierto y finalmente siempre las personas que acaban pagando el pato son las personas más cercanas a uno. Unas veces por que dejan de verte, otras veces por que los momentos que pasas no son buenos y otras simplemente porque estas tan inmerso en tus cosas que nada importa lo de los demás.


Parece que, cuantas más horas hechas, más cosas haces y está demostrado que no es así.

Muchas veces nos obsesionamos con hacer las cosas de determinada manera y por más veces que lo intentamos y no estrellamos no somos capaces de ver una mejor solución. Yo creo que ni soy el primero, ni el último que cuando se está tomando un café con un amigo es capaz de olvidar lo que está haciendo y al volver a ponerse, “tachán”, una nueva idea que soluciona el problema de una forma mágica que si hubieras seguido nunca hubieras encontrado.


La mente necesita despejarse para así que con nuevo aire surjan nuevas ideas. Aunque parezca que no nuestra mente sigue trabajando en el problema.



Hay que recordar que lo importante eres tú y no tu trabajo. Hay que trabajar para vivir, no vivir para trabajar.



Por lo que es muy importante saber parar. Da igual si le dedicas 2, 4 u 8 horas a tus proyectos, pero debes dedicarle un tiempo finito, sino el proyecto absorberá todo tu tiempo y por consiguiente, tu vida. Hay que aprender a parar y hacer caso cuando te dicen para porque si llegas a este punto, es que algo malo está ocurriendo o va a ocurrir.



Voy a dedicar este post a toda la gente que está a nuestro alrededor y descuidamos de más cuando nos encontramos inmersos. Y sobre todo para esta gente


¡¡¡¡¡Ayudarnos a parar!!!!!



Saludetes a tod@s y perdonarme por la veces que no he sabido parar